VISIÓN DE UNA SUDCALIFORNIANA

POR: SOFIA SUI-QUÍ GARCÍA.

¿CÓMO IGNORAR O PERMITIR QUE DÍA CON DÍA, SE

DESMANTE LA HISTORIA EN BAJA CALIFORNIA SUR?.

Recientemente visité mi pueblito rural y por supuesto la Ciudad de Madera, Santa Rosalía, la cabecera municipal, de mi inolvidable municipio de Mulegé.

En el transitar por parte del municipio de La Paz, cruzar por los municipios de Comondú y Loreto, para arribar al de Mulegé, es admirar las bellezas de cada uno de ellos y sus propias singularidades, que los hacen únicos como inigualables. En verdad que esta tierra sudcaliforniana, cotidianamente nos sorprende con sus tonalidades de azul, verdes,  cobrizos, etc., etc., de sus entornos hermosísimos.

Pero la realidad también lacera, duele, cimbra, invita a la reflexión, al análisis, produce desesperación, hasta llegar a la frustración y también a una sensación de desaliento o vacío.

Todas y cada una de las ciudades, pueblos, rancherías, islas, comunidades rurales, campos pesqueros y demás de Baja California Sur, transpiran historia, huelen a historia, son historia viva, ¿luego entonces por qué dejarla de lado constantemente?. ¿Por qué?.

Este llamado a los tres niveles de gobierno obedece simple y sencillamente al estado que guardan todas las instalaciones de la otrora fundición en Santa Rosalía, en verdad acusan un desmantelamiento de toda esa zona, donde antes lucía orgulloso por su importancia el famoso “chute”, que en la actualidad prácticamente está desmoronándose, sin que se vislumbre la intención de apuntalarlo para que no queden en corto tiempo sólo vestigios de lo que fue y no volverá a ser.

Todo este entorno que tiempos atrás se veía el ir y venir de cientos de trabajadores mineros, poquiteros, jefes, secretarias y demás, hoy se encuentran las grandes vigas de acero en un total olvido y cada vez que visito esta legendaria población, me doy cuenta que toda esta zona se va deteriorando día con día, disminuyéndose en todos los sentidos, ya que las autoridades no han puesto atención a ello, o no son capaces de mejorar o conservarlo, darle mantenimiento, etc. etc.

Ejemplo de que puede estar en perfectas condiciones todo este importantísimo entorno,  así como darle un uso debido y conveniente, además de colocar acrílicos con datos históricos como relevantes del gran emporio minero que fue indudablemente, es el Parque Fundidora de Monterrey, donde están los grandes hornos y demás de una zona de altísimo valor e importancia histórica para las y los regiomontanos que cotidianamente hacen gala de su pasado que los enorgullece. ¿Por qué  Santa Rosalía, tiene que ser la excepción en la atención que amerita con urgencia?. Qué explicación existe para qué en toda esta área de la fundición de Santa Rosalía, no sea aprovechada y preservada como debe y tiene que ser?. No entiendo y tampoco encuentro una explicación que satisfaga esta deplorable situación imperante en la actualidad y que desafortunadamente se seguirá incrementando al paso del tiempo.

Lo he repetido hasta el cansancio, cuando se está en plena campaña política, se ofrecen las “perlas de la virgen”, logran la posición buscada y anhelada y se olvidan totalmente de todo aquel beneficio que ofrecieron mil veces a sus conciudadanos/as.

Ahora bien, si la autoridad correspondiente no es nativa de esta maravillosa entidad, pero han llegado a esta bendita tierra que los/as recibió con los brazos abiertos y ha posibilitado además lograr una posición política, estudiar, tener un empleo, o que su descendencia sea nativa de Baja California Sur, tengan la oportunidad de ser dueños/as de una pequeña, mediana o gran empresa, con más razón es para defender con “uñas y dientes”, este suelo sudpeninsular y todo aquello que forma parte del patrimonio de los 5 municipios que conforman este nuestro Estado 30,  joven en su conversión de territorio a Estado, pero riquísimo en referentes históricos que por ningún motivo se pueden o deban dejar de lado.

Ojalá que el Presidente Municipal del H. XVI Ayuntamiento de Mulegé, tome cartas en este asunto, y organice o forme un Comité para el rescate y preservación de esta importantísima zona de la Fundición en la Ciudad y Puerto de Santa Rosalía, para que las presentes y nuevas generaciones, sepan de la grandeza de la Ciudad de Madera, que se ha negado a morir.

No tengo información acerca de alguna supervisión periódica que haga el INAH en Sudcalifornia. Tanto en zonas de las pinturas rupestres, íconos de esta maravillosa tierra, como de todos aquellos sitios que deben ser revisados para el logro correspondiente.

Desconozco cuáles son los criterios al respecto. Pero si considero la urgencia de recorridos por todos y cada uno de los municipios de esta entidad, para constatar el estado que guardan zonas históricas de importancia vital.

Finalmente, espero y deseo fervientemente  que como autoridades gubernamentales, uno de los propósitos del año 2020, sea redoblar esfuerzos para satisfacer y atender las demandas más sentidas de la población sudcaliforniana, dejando de lado la omisión, la improvisación, el disimulo, así como la falta de responsabilidad a sus respectivos encargos como servidoras/es públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *