“LA ECONOMÍA SUDCALIFORNIANA” II

Por: Héctor Murillo Aguilar

El proceso Disruptivo de Acumulación de Capital (PDAC) durante los últimos años en México y Baja California Sur, es consecuencia o resultado directo, a su vez, de la gran cartelización monopólica de su economía, al igual que el resto del país. En la presente entrega, deseo plantear los Modelos Económicos, que desde mi perspectiva, son los que han prevalecido hasta hoy, en la región:

Modelo Económico Natural.

Actividades básicas (Caza,pesca, recolección y significación pictórica) utilizada por Guaycuras, Pericúes,  cochimíes y otros grupos aborígenes de la época Prehispánica.

Modelo de desarrollo Misional

Utilización de oasis y cuencas Hidrológicas naturales, por conquistadores y misioneros, introducción de Flora y Fauna externa,utilización de energía animal para el transporte y otras actividades productivas, tecnología para procesar y conservar los frutos y otros alimentos, en combinación con el proceso linguistico-educativo-religioso. Sobresaliendo los grupos Misionales de los Jesuitas, de fuerte impacto y trascendencia desde Cabo San Lucas hasta San Francisco, Alta California, USA.

Modelo de enclave minero

De capital externo, sea Francés, Inglés, español, etc. Originaron Polos de Desarrollo en los siglos XVIII-XIX, coincidentemente con el proceso globalmente conocido como “La fiebre del oro” en California, USA. En la entidad impactó a regiones como el Triunfo, San Antonio, destacando la compañía del Boleo en Santa Rosalía, por que llegó a representar el primer enclave que se le dotó de la maquinaria-herramienta más avanzada del proceso de industrialización europea en América Latina, durante el siglo XIX, dicho modelo se complementó con la creación de ranchos o rancherías, que de la autosuficiencia pasaron a la mercantilización de bienes y servicios.

Modelo Primario-exportador Porfirista

Durante el régimen del general Porfirio Diaz se otorgaron concesiones de tierras para colonizar el Distrito Norte y Sur de Baja California, los beneficiarios traspasaron sus derechos a compañías Norteamericanas que tenían por objeto impulsar la colonización de estas tierras de cualquier forma, dicho modelo privilegió la inversión extranjera complementada en reducida escala con la nacional y local para la producción y exportación de productos primarios. Bajo este modelo se dio una intensa explotación de los recursos naturales tanto mineros, pesqueros, colorantes, peleteros y otras mercaderías1.

Modelo de mercado Interno

Más que un modelo propio de la región, fue un modelo nacional. A partir de los años treinta el gobierno Mexicano procuró fomentar el desarrollo económico e industrial de la región fronteriza mediante diversos programas. Uno de ellos, fue el de los Perímetros Libres y Zona de libre Comercio, que algunos líderes y empresarios locales habían exigido como una forma de liberar a las poblaciones fronterizas de la dominación económica  de los Estados Unidos de Norteamérica. El 31 de Agosto de 1933, el presidente Abelardo L. Rodríguez, promulgó la ley de Perímetros Libres, por lo que Tijuana, Ensenada y el Distrito Sur, obtuvieron el derecho de importar bienes extranjeros sin el pago de aranceles. Lo anterior, alivió de cierta forma a las comunidades fronterizas de los efectos de la gran depresión, Rodríguez consideraba que las Zona Francas estimularían el desarrollo de las economías locales y darían como resultado una expansión del Comercio, contrarrestando la actividad de cantinas y casinos que hasta entonces había prevalecido en la región fronteriza2.  Bajo este modelo, se consolidan los primeros grupos económicos locales (Capital Comercial) tanto del norte como del sur.

Durante 1949, surge la colonización agrícola del Valle de Santo Domingo, promovida a iniciativa del general de división  Agustín Olachea Avilés, gobernador de Baja California Sur (1946-56) conforme al decreto de Colonización emitido por el presidente Miguel Alemán Valdez, publicado en Diciembre de 19493. También durante la década de los cincuenta del siglo XX, fueron introducidas por el expresidente Abelardo L. Rodríguez, las famosas “Cañerías”, enlatadoras o empacadoras de diversos mariscos, en los principales puertos y litorales del Norte y Sur de Baja California, desde Tijuana hasta Cabo San Lucas, dejando un saldo favorable , en materia de Ingresos y empleo para la población. Durante los setentas se introdujo la infraestructura de Comunicaciones y Transportes, la creación de Instituciones de Educación Superior (IT de la Paz y UABCS), para detonar el desarrollo regional.

Hasta hoy, -dicho sea de paso-, la acumulación de capital obtenida mediante altos ingresos de algunos sectores académicos o de investigación (Tanto de Básica, Media y Superior, Pública y Privada) no se ha traducido en inversiones dentro del sector educativo y en otros de la actividad productiva local.

Modelo de Tecnopolos Turísticos

Bajo este modelo se crea en los Cabos, en la década de los setentas del siglo XX, con fuerte financiamiento del FONDO FINANCIERO TURÍSTICO –FONATUR- (de orden Federal), combinado con un importante flujo de Inversión Extranjera Directa (IED), tanto de Norteamérica y Europa. Hasta hoy, dichos Tecnopolos,  han generado un megadesarrollo con tres características observables: Generó una inmensa cadena de valor que amenaza con arrastrar todas las regiones contiguas por el golfo y el Pacífico y hasta Loreto-Nopoló y por otro lado, ha generado una masa inmigrante de población trabajadora que de no planificar su inserción adecuada, genera más problemas que posibles soluciones la tercera consiste en planificar junto a Gobierno, inmobiliarias, ejidos e inversionistas, la adecuada urbanización y complementariedad de los multicitados desarrollos turísticos.

Modelo de Apertura Comercial y Reforma Económica

Modelo sincrónico con el Neoliberal del resto de México, a inicios de los ochentas del siglo pasado hasta el presente; su implementación logró la reforma de artículos constitucionales, liberalizando el comercio nacional y aperturado al máximo la economía hacia el exterior. Para la economía local representó el fin de la zona libre exclusiva para Quintana Roo y BCS y el tránsito del monopolio comercial hacia la oligopolización económica. La monopolización y los corporativos privados de todo tipo, rigen de manera insoslayable el proceso de acumulación en la región. Todo tipo de organización económica gira a su alrededor, incluyendo a economía informal. Durante este modelo se ha logrado el proceso de urbanización y la competencia oligopólica comercial. La alternancia política de las tres fuerzas  (PRI_PAN_PRD) y en el futuro próximo de MORENA.

Bajo ningún caso o circunstancia se ha logrado un equilibrio sectorial en el desarrollo regional, por el contrario, se ha terciarizado más aun, la economía. No hay un adecuado encadenamiento productivo interno, menos externo, se ha abandonado

la intensiva explotación e industrialización pesquera, se ha cancelado, hasta hoy, el desarrollo industrial del Norte del estado, al no buscar y lograr la zona fiscal especial para ésta, capaz de crear una especialización productiva exportadora. Aunque no se alienta la minería y la explotación de otros recursos naturales, siguen latentes como amenazas perenes.

NOTAS:

SUDCALIFORNIA ANTELA POLITICA ECONÓMICA PORFIRISTA. ERIN CASTRO LIERA Y MICHELINE CARIÑO OLVERA. MONOG.HISTORIA.UASNET.MX/REV-CLIO/

LOS ORÍGENES DE LA INDUSTRIA MAQUILADORA EN MÉXICO L. DOUGLAS Y TAYLOR HANSEN.COLEF.VOL 52, NO. 11.

DIARIO OFICIAL, NOVIEMBRE, 1959.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *