“EL VIEJO AMOR DE LA ECONOMÍA Y LA POLÍTICA”

Por: Héctor Murillo Aguilar.

(…) QUE UN VIEJO AMOR

DE NUESTRA ALMA SI SE ALEJA

PERO NUNCA DICE ADIÓS

UN VIEJO AMOR (…).

En  infinidad de ocasiones, frente a mis alumna(o)s, en charlas, conversatorios o conferencias especializadas o nó, he recurrido al viejo título de la canción Mexicana del Hidrocálido: Alfonso Esparza Oteo, dada a conocer en 1920, hace prácticamente 100 años, conocida  como “Un Viejo Amor”, para ilustrar de manera popular y gráfica, la indisoluble relación, cohesión e imbricación de esas dos grandes áreas del conocimiento social-humano en el mundo antiguo y contemporáneo.

Dos grandes conceptos ilustran lo anterior: PRIMERO: El concepto de Economía Política y SEGUNDO: el concepto de Política Económica, en el primero la expresión fue introducida por primera vez por el conde Francés: Antoine de Monchrestien en 1615, para titular su obra económica, 200 años después sería retomado por Carlos Marrx, para denominar Crítica de la Economía Política a su obra: “EL CAPITAL” y desde entonces, a la teoría de este se le conoce con tal nombre. En el SEGUNDO caso, la expresión la introdujo el Economista Inglés: John Maynard Keynes, con la obra: “Teoría General del Empleo, Interés y el Dinero”, donde mas menos afirmaba que los gobiernos deberían impulsar políticas orientadas a lograr el Crecimiento, Desarrollo y Estabilidad de Precios, a través de la Política Fiscal, la Política Monetaria y el Gasto Público, desde entonces ambos conceptos se generalizan en las economías URBI ET ORBI (Por todo el mundo).

La relación indisoluble de la Economía y la Politica se establece mediante el ejercicio del PODER HUMANO y su imperio, de ahí que el ESTADO imponga un tributo (Impuesto) necesario y por fuerza a todo súbdito y/o ciudadana(o). lo mismo lo hace toda religión o club y/o asociación civil donde uno pertenezca. De lo anterior se establece que todo buen resúmen de la Economía es una buena explicación de la política y a viceversa. Empero, si lo anterior ocurre con la Economía y la Política Formal, otro tanto ocurre con la Economía y la Política Informal. (Justamente en el documento de la “Economía Sudcaliforniana” que actualmente pueden leer en este diario digital, pueden encontrar pistas sobre el particular).

Rara vez, pero sucede, cuando alguien pretende separar o desunir ambos términos o conceptos, uno recuerda involuntariamente a un extraviado mental o “ternuritas”            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *