VISIÓN DE UNA SUDCALIFORNIANA

POR: SOFIA SUI-QUÍ GARCÍA.

DEFINITIVAMENTE NO ES CON UNA GORRA O UNA PELUCA QUE

SE BORRAN LAS TROPELÍAS, LA CORRUPCIÓN O LA IMPUNIDAD

Hace días, en las redes sociales se publicó una escena por demás ridícula y carente totalmente de seriedad cuando el expresidente Enrique Peña Nieto, con su nueva pareja comían en un restaurante de Nueva York, así lo afirmaban, quiénes hacían referencia a este hecho.

No cabe duda que es tremendamente bochornoso este tipo de situaciones que se dan en un contexto donde priva la carencia total del sentido de responsabilidad y respeto a una nación, así como a la totalidad de la militancia del Partido Revolucionario Institucional.

Como priísta orgullosa de serlo, censuro enfáticamente este hecho por obvias razones. ¿Qué se tiene que esconder, por qué no acude o  visita determinado lugar con la naturalidad que debe ser y no generar este tipo de escándalos que mucho dañan al Partido político que lo llevó al poder, además de indignar a gran parte de la población mexicana?.

Considero de manera personal, que no hay responsabilidad más grande y honor más sobresaliente que ser el Titular del Poder Ejecutivo Federal en esta maravillosa República Mexicana. Por eso nada justifica que antes, durante y después de esta honrosa representación federal se cometan desaguisados de cualquier índole. Porque ello daña irremediablemente todo, absolutamente todo.

En la actualidad el Lic. Alejandro Moreno Cárdenas, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, está haciendo una labor extraordinaria para dar rumbo y cauce a las tareas partidistas que son muchas, como grandes son los retos y los desafíos.

A finales de los años veinte, cuando nace  el Partido Nacional Revolucionario, primera etapa del PRI, fue una determinación verdaderamente titánica, para lograr este inicio de la conformación partidista.

Han transcurrido nueve décadas y en este nonagenario partido ha habido de todo, buenos, malos y pésimos gobernantes. Hay que tener responsabilidad y sentido común al respecto y no autocolocarse una venda en los ojos.

Pero nadie, absolutamente nadie puede negar que las grandes instituciones de este México admirable, han sido producto de gobiernos priístas, pero también hay que aceptar que la corrupción y la impunidad se enquistaron desafortunadamente en estos noventa años de desaseos gubernamentales. Negarlo sería pecado de lesa objetividad y congruencia.

El hartazgo de la sociedad mexicana, ha optado por dar la oportunidad a otros partidos políticos, igualmente ha sido generosa en una nueva oportunidad al PRI, y donde muchos/as priístas se engolosinaron y no respondieron a la confianza otorgada y con ello en la elección de 2018, cobraron la factura por los grandes errores y estupideces cometidas desde la más alta esfera del poder gubernamental.

Ahora un nuevo reto enfrenta el Revolucionario Institucional, un reto de dimensiones extremadamente grandes como significativas. Disminuir la percepción que todo lo malo, lo corrupto, lo impune se genera o ha generado dentro de sus filas.  Es cierto y no hay que cerrar los ojos ante una realidad contundente, pero también es cierto el recurso tangible como valioso de que en toda la geografía nacional se tiene representatividad partidista positiva, honesta, trabajadora, con grandes y  significativos códigos de vida y además afortunadamente somos millones de mexicanos/as que seguimos por voluntad propia perteneciendo a este gran partido político, partido que han sangrado, abusado de su franquicia partidista, incontables como pésimos/as integrantes del mismo.

Debo afirmar enfática que participamos y pertenecemos cantidad de personas a este Instituto Político, que también ha contribuido al desarrollo de México, en distintos momentos históricos, igualmente debo precisar que no es justo por ningún motivo que se generalice el actuar negativo de quiénes han sido y continúan siendo deshonra para el priísmo nacional.

En este vastísimo campo, también militamos hombres y mujeres que hemos hecho camino al andar con honradez, profesionalismo, sentido de responsabilidad y grandes atributos como ciudadanía en las 32 entidades de este maravilloso país que es nuestro México.

Hoy el Lic. Alejandro Moreno Cárdenas, preocupado y ocupado en el devenir histórico del Revolucionario Institucional, afronta los grandes retos, como son trabajar arduamente en favor de la ciudadanía mexicana y valorar en su justa dimensión la verdadera militancia partidista, con ello segura estoy que dará pasos seguros en la recuperación de la confianza ciudadana.

Hace días el priísmo sudcaliforniano, recibió en estas tierras de belleza inigualable al Lic. Onésimo Aguilera Burrola, como Delegado General del CEN del PRI en BCS.

El Lic. Onésimo asumió una gran responsabilidad al aceptar tan distintiva encomienda. Trabajar diariamente en actividades y temas más que urgentes para ir modificando positivamente la realidad existente en torno a este instituto político.

No es nada fácil la tarea, es muy difícil, pero no imposible. Creo sin temor a equivocarme que está partiendo de cero, para ir día a día, incrementando la confianza, intercambiando ideas, escuchando propuestas de la militancia priísta, que se ha olvidado por dejadez,  irresponsabilidad y  por  omisión, dañando las fibras más sensibles de hombres y mujeres que durante décadas seguimos firmes en nuestra convicción partidista, y que las y los iluminados del poder político han ignorado por así convenir a sus intereses o por padecer el “síndrome de Hubris”.

La historia reciente de los aconteceres de la política mexicana está ante nuestros ojos, deseo fervientemente que desde la óptica partidista del Revolucionario Institucional, el trabajo se enfoque en la unificación partidaria, en recobrar la confianza y la credibilidad del pueblo mexicano, dejando de lado la descalificación, el señalamiento, la desaprobación o la crítica oprobiosa. Y no porque no existan  grandes y diarios errores, pero para revertir esta tendencia hay que tener congruencia en el hacer y el decir, sino se estará actuando irremediablemente como quiénes día a día dicen ser diferentes, cuando su génesis política es a partir del Revolucionario Institucional.

Señores Licenciados Alejandro Moreno Cárdenas y Onésimo Aguilera Burrola, creo sin temor a equivocarme que quienes orgullosamente militamos en el PRI, tenemos muchas expectativas a favor del trabajo de ambos, a nivel nacional y estatal. Las y los mexicanos  y por ende en Sudcalifornia, merecemos  y esperamos un mejor porvenir para las presentes y futuras generaciones. Y esto sólo se logrará o podrá cumplirse y hacerse realidad nuestro anhelado sueño, si diariamente se trabaja con ahínco, dedicación, objetividad, certidumbre y espíritu de lucha y sobre todo congruencia. Que la realidad actual, no nos lleve a percibir…”la paja en el ojo ajeno e ignorar el tronco en el ojo propio”. Solamente así, lograremos vencer el infortunio y descrédito en que pésimos/as priístas han ubicado al Revolucionario Institucional.

En la vida hay que tener sinceridad, nadie absolutamente nadie nos quitó o nos usurpó algo, han sido los/as malas prácticas y gobernantes que posibilitaron un giro de 360° grados en la política mexicana, porque el pueblo necesitaba y buscaba una luz al final  del túnel y aquí están los resultados. Negarlo sería una deshonestidad.

Para finalizar,  recordando a la sociedad mexicana, que en toda la República existimos hombres y mujeres que hemos enaltecido con nuestro hacer y decir a este gran partido político que es el Revolucionario Institucional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *