VISIÓN DE UNA SUDCALIFORNIANA

POR: SOFIA SUI-QUÍ GARCÍA.

SEPTIEMBRE MES DE LA PATRIA, PERO CONSIDERO QUE LOS OTROS 11 MESES DEL AÑO  TAMBIÉN SON PARA HACER PATRIA.

Difícilmente en cada uno de los meses del año se construye o se hace Patria. ¿Cómo corresponder a esta gran Nación, que es nuestro extraordinario suelo mexicano, donde tuvimos la dicha de nacer, crecer y desarrollarnos,  sino contribuimos a su engrandecimiento en cualquier rubro de la vida cotidiana?.

Hombres y mujeres, de la edad que seamos tenemos el ineludible compromiso de hacer más grande y próspero este bendito y amado país que es  México.

Y es precisamente en el marco del mes de septiembre, que me ubico para hacer referencia a una mujer sudcaliforniana extraordinaria, ella la PROFRA. BLANCA E. MEZA TORRES, que día a día hace Patria.

Generalmente las mujeres somos poco afectas y hasta nos resistimos a resaltar el desempeño, la aportación, las grandes posibilidades de otras mujeres de nuestra sociedad estatal o municipal. No somos generosas  y pocas veces nos visualizamos como entes propositivos, porque de alguna u otra manera se tiene o posee una conducta visceral que nos daña terriblemente en nuestros propios enfoques, dando  por resultado que en pocas o escuetas palabras …”no podemos ver ojos bonitos, en otras caras…”.

Afortunadamente en mi perspectiva de vida, si es una práctica personal cotidiana reconocer y admirar la valía de grandes mujeres de esta Sudcalifornia entrañable, y una de ellas es precisamente Blanca Meza.

Profesora, jubilada de esta noble profesión, ciudadana sudcaliforniana inquieta, propositiva, política controvertida y controversial, pero siempre firme y dispuesta a defender sus propias razones y enfoques, referente importante es, que dada una “anormalidad política”, recurrió a instancias electorales para presentar una inconformidad por evidencias perfectamente sustentadas.

Mujer futurista, empeñada en hacer realidad sus  sueños, así como los de aquellas mujeres que continuanente conviven con ella, o las unen objetivos comunes.

Mujer de una sola pieza, que ha hecho camino al andar, que ha posibilitado ciudadanía y ha contribuido con su grano de arena, para hacer frutificar muchas simientes en esta extraordinaria Patria Chica, que es mi adorada Sudcalifornia.

Blanca Meza, ha hecho Patria los doce meses del año, esto es incuestionable.

Como política ha roto esquemas preestablecidos. Ha incursionado en uno y otro campo de ese caminar en nuestra política tradicional, tan así se ha manifestado que enfrentó el reto de ser la primera mujer sudcaliforniana como candidata a la gubernatura de Baja California Sur.

En la historia política  de nuestra entidad, está registrada su osadía positiva, para asumir una responsabilidad más en la vida femenil de esta maravillosa entidad, de este jirón de México, tierra de atardeceres únicos en el mundo, de litorales increíbles, de montañas de gran belleza, de la ruta de las misiones, de la Ciudad de Madera, de la Primera Capital de las Californias, del añorado Granero del País, del Puerto de Ilusión y del Arco Natural, uno de los íconos de Baja California Sur.

Parece que es el día de hoy cuando su servidora presenciaba el debate político transmitido por la televisión para lograr la gubernatura de esta entidad federativa. Orgullosa, valerosa, con casta, altiva, segura de si misma, bien plantada como debe ser, como son las cactáceas endémicas de esta tierra inigualable, Blanca manejaba magistralmente los temas, propuestos para esta significativa acción.

Un paso firme en la vida política de una maestra de grupo, una activista, una integrante más del gran y querido SNTE, que fue orgullo para mi inolvidable CARO, y que cuando llego a sus instalaciones aquí en la Ciudad de La Paz, siento que estoy en mi propia casa, que me son familiares sus paredes, escritorios, escaleras y todos los seres humanos, hombres y mujeres que tienen asignada una responsabilidad determinada en este grandísimo Sindicato. La Sección 3 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación en Baja California Sur, la organización a la que pertenecía y sigue perteneciendo  desde ese más  allá, mi esposo  el MC. Jerónimo Eligio Castro Cota, mi adorado CARO. En este contexto me permití hacer este paréntesis, por obvias razones.

Este joven estado es un semillero de mujeres extraordinariamente valiosas, únicas, con desempeños increíbles, con contribuciones magníficas, con haceres incuestionables, pero lamentablemente falta mucho, pero mucho caminar para aceptarnos entre nosotras mismas, como seres humanos que han o hemos destacado o brillado con luz propia. Falta despojarnos de los egos, de la soberbia, de esas envidias negativas, de esas corazas que nos revisten de superioridad, hasta llegar a los extremos de creernos que estamos bordadas en “punto de cruz”. El día que las mujeres de cada una de lass 32 entidades de la República Mexicana, seamos de cualquier partido político, o del credo religioso al que pertenezcamos, pero nos unamos, que tengamos sueños similares y metas comunes, seremos una fuerza increíblemente grande, triunfadora y exitosa, desafortunadamente hay mucha labor pendiente que hacer al respecto. La tarea es difícil y muy complicada, pero no imposible.

Hoy desde mi muy modesta, pero sincera Visión de una Sudcaliforniana, rindo reconocimiento y homenaje a Blanca E. Meza Torres, la mexicana, la maestra, la paceña, la ciudadana de Baja California Sur, la política, que transitó por el sendero sinuoso para lograr una diputación local, para buscar la silla gubernamental en el Palacio de Cantera, dos líneas trazadas, todavía no alcanzadas, pero pendientes en su hoja de ruta, de una vida de empeños, desafíos y de lucha diaria, que tarde o temprano fructificará, de eso estoy segura.

Por qué las mujeres no nos despojamos de nuestros ancestrales signos de descalificación o desaprobación hacia otra mujer, que puede ser mejor en cualquier aspecto de la vida, que nosotras mismas?. Será por esa carga emocional o cultural que seguimos arrastrando como pesada loza, que nos atan irremediablemente a nuestra conducta personal?.

En la medida que  desterremos  esos maléficos sentimientos y posicionamientos negativos constataremos que para todas hay en la viña del Señor y aprenderemos que la unión hace la fuerza y con esto lograremos indiscutiblemente más y mejores espacios de participación como desarrollo social, laboral y familiar.

Es necesario que veamos nuestra imagen en el espejo de otra mujer, y nos daremos cuenta  que carecemos de muchos atributos que ella posee, así normaremos criterio y será un aprendizaje y reaprendizaje que nos ayudará indiscutiblemente a ubicarnos en nuestra realidad cruda, pero al fin realidad, pero así entenderemos y comprenderemos que nuestros distintivos  personales también son enormemente valiosos e importantes.

Como conclusión:  hagamos con este ejercicio una evaluación de nuestro propio desempeño, veamos con ojos críticos cuál es el ingrediente mágico que requerimos para aceptar inteligentemente que de cada una de las mujeres de la edad que sea, podemos armar un rompecabezas para hacer más útil, más humana, más congruente nuestra propia existencia. No dejemos de lado la oportunidad de viajar por esa vía del reconocimiento a otras mujeres que viven y sobreviven a infinidad de retos y desafíos diarios.

Profra. Blanca E. Meza Torres, sirva pues este espacio maravilloso que pone a mi disposición el Sr. Pedro Juárez Mejía, para expresarte muy sinceramente, que mucho he aprendido de ti, que eres una mujer valiente, decidida, sin tapujos, con objetivos claros y precisos. Y como presidenta de la Asociación Civil Mujeres en Acción por Baja California Sur, con el significativo lema: “Por las mujeres con poder de cambio”, sigues transitando por la transpeninsular, desde el Paralelo 28, hasta el Finisterra, donde termina o empieza nuestra bendita Baja California Sur, a la que debemos honrar diariamente sin escatimar esfuerzo alguno. Un abrazo fraternal de admiración  a tu fructífera labor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *