En el olvido negligencia médica en Hospital Regional de Yucatán

Tras investigaciones, por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, acreditó violaciones a los derechos humanos a la protección de la salud que derivó en la pérdida de la vida de Karina Olivera Mar, así como al acceso a la información en materia de salud en agravio del esposo e hijos de la ahora occisa.

A lo anterior, la CNDH, emitió la Recomendación 10/2019 al Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, por una negligencia médica ocurrida en el mes de julio del 2013 en contra de Karina Olivera Mar, quien falleció por complicaciones durante la cirugía para extraerle la vesícula biliar en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán.

Personal médico de la CNDH determinó que la paciente ingresó a quirófano para extirparle la vesícula biliar vía laparoscópica, procedimiento en el cual el médico cirujano César Marrufo Patrón, le perforó la arteria aorta abdominal y en lugar de solicitar apoyo inmediato de los especialistas en cirugía vascular y cuidados intensivos dado el estado de notoria urgencia, de acuerdo a las versiones del personal que colaboró en la operación, realizó la cirugía programada, posteriormente fue auxiliado por dos especialistas, quienes controlaron el sangrado, siendo trasladada la paciente a terapia intensiva, donde presentó choque hipovolémico hemorrágico grado IV que culminó en su desafortunado deceso. 

Por su parte, Salvador Pérez Hernández, esposo de la hoy occisa, Karina Olivera Mar, expresó que tras la negligencia médica ocurrida en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán, las autoridades no le han dado la cara para darle una explicación sobre los hechos, mientras que el médico cirujano César Marrufo Patrón, sigue trabajando como si nada hubiera pasado, lo cual, dijo, que para él y su familia es una burla.

“A pesar del dolor de perder a mi pareja de vida, he acudido al Órgano Interno de Control del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán, donde interpuse una queja por mala práctica médica en contra del doctor César Augusto Marrufo Patrón, en el área de responsabilidades con Claudia Arjona Contreras, la cual tras dos años de supuesta investigación concluyó que todo salió perfecto en la cirugía de mi esposa y que Marrufo Patrón, no incurrió en ningún delito, a pesar de que mi sentido común me decía lo contrario, por lo que acudí a la CNDH en La Ciudad de México para denunciar las irregularidades sobre el caso de mi esposa, además interpuse demanda penal ante la PGR y demanda civil y afortunadamente, Derechos Humanos acaba de emitir la recomendación 10/2019 al Secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, por una negligencia médica ocurrida en el mes de julio del 2013 en contra de mi esposa.

Han pasado 6 años en los cuales, ninguna autoridad de salud me a apoyado en este problema, hasta ahora que la Comisión Nacional de Derechos Humanos a intervenido, esperando poder ver la luz y se castigue al cirujano César Augusto Marrufo quien causo la muerte de mi esposa quien sólo sería intervenida para extraerle la vesícula biliar.

Son años que se me han hecho eternos, pues sigo pensando como seria nuestra vida de familia si ella viviera, el dolor y la tristeza por la pérdida de Karina Olivera la seguimos viviendo mis hijos y yo y no sabemos hasta cuando ella tendrá justicia”, expresó Pérez Hernández.

Finalmente, el afectado dijo que espera que por las recomendaciones de la CNDH sea sancionado César Augusto Marrufo Patrón con la Inhabilitación ejemplar por la mala práctica médica y negligencia médica que ocasionó la muerte de mi esposa Karina Olivera Mar y también hago un llamado al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que intervenga y supervise que el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán cumpla con las recomendaciones emitidas por la CNDH y sobre todo que se inhabilite al médico que ocasionó la muerte de mi esposa, también es importante hacer un llamado a la titular de la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, para que se tome su tiempo de supervisar el área de responsabilidades del OIC del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán a cargo de Claudia Arjona Contreras, quien no a ejecutado sanción alguna contra César Marrufo, a pesar de las denuncias y pruebas en contra del funcionario público que ocasionó la lesión y posteriormente, la muerte de mi esposa Karina Olivera, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *