“EL DISCURSO DEL SILENCIO Y LA AUTOCRÍTICA”

Por: Héctor Murillo Aguilar

¿Qué relación guarda la Autocrítica con el discurso del silencio? Aparentemente poco, pero veamos:

Recientemente, el 19 de Julio del 2019, se emitió un  importante discurso sobre EL SILENCIO de D. Juan Mayorga en la Real Academia: con sede en Madrid, España, en el cual se mencionó lo siguiente: (formato PDF pag. 16)  “El silencio nos es necesario, desde luego, para un acto fundamental de humanidad, escuchar las palabras de otros, también para decir las propias. El silencio, frontera, sombra y ceniza de la palabra, también es su parte, por eso, los que hablan bien dominan, tanto como la palabra, el silencio, estructurador fundamental del discurso, cuya arquitectura, atractivo e incluso sentido dependen en buena parte del saber callar. Los elocuentes saben que, si la sigue o precede un silencio, el valor de una palabra se transforma”…

El Silencio (Agrego) y el acto Silente precede a la Vida y dá continuidad a la Muerte. También hoy sabemos, que existe un silencio prudente y un Silencio Cómplice y Cobarde, como también sabemos que “En boca cerrada no entran moscas” o la famosa frase de Kempis: “Mil veces me arrepentí de haber hablado, nunca de haber callado”

Por otro lado, el discurso del silencio no tiene “CODIGO” ni signos que lo distingan, como si lo tiene el impedimento físico del ser humano (Los Sordomudos), con su alfabeto de señas. Sin embargo,  LA AUTOCRÏTICA definida como el examen crítico de los comportamientos y obras propias, puede producirse durante una reflexión personal o en una discusión grupal, pero también en juicios y disculpas públicas. Empero, también la Autocrítica al manifestarse como Diálogo Interno del ser humano, y cuando se lleva a cabo con cierta objetividad y diferenciación entre Autocrítica Positiva y Negativa, se constituye con otros elementos (expresión no verbal, etc.,) en poderosos elementos o recursos expresivos del Discurso del Silencio.

Históricamente la AUTOCRÏTICA surgió y se  desarrolló con el MARXISMO y los primeros experimentos Socialistas en el planeta; Revolución Rusa y China, formó parte del arsenal teórico-organizativo de los partidos comunistas en su primera etapa y dio origen a las “Purgas Stalinistas” y a la “Revolución Cultural” Maoista hasta degenerar en el “MEA CULPA” católico y autoflagelación de la edad Media, en éstos.

Contrasta lo anterior con la total ausencia de la Autocritica ya no digamos de la Izquierda en México (Militantes y Dirigentes), sino en toda la de América Latina y de Norteamérica. Pareciera que en este campo como en otros: Llevamos y cargamos retrasos de 50 o más años con respecto a los países avanzados, tanto del CAPITALISMO como del SOCIALISMO.

Actualmente la Autocrítica forma parte de la ciencia de la Psicología, Administración y otras, pasando olímpicamente de noche para los partidos de izquierda y también  para todos los partidos políticos de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *