Con una franja fiscal especial, se concreta el idilio AMLO-NL

En el enclave empresarial más importante del país, Monterrey, Nuevo León, el presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó el Programa de la Secretaría de Economía y dio arranque a los Estímulos Fiscales de la Región Frontera Norte, básicamente emparejar (a la baja) impuestos mexicanos con los que se pagan en el territorio aledaño estadunidense.

A los regios, López Obrador les dijo que Nuevo León “es un ejemplo de laboriosidad en nuestro país; se decidió hacerlo aquí, en Monterrey, como un homenaje a los empresarios, a los emprendedores de este estado”.

Y lo que el Presidente llevaba bajo el brazo no sólo era la apertura de una zona económica fiscal especial, de impuestos bajos, sino que, acompañado de su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa (un egresado del Tec de Monterrey, como recordó el mandatario) les llevó a los neoleoneses “una buena noticia, porque se va a incrementar el monto de las participaciones federales para Nuevo León”. Eso, una mayor participación en el reparto de las recaudaciones para compensar el hecho de que este estado produce más que muchos  otros del país, ha sido uno de los reclamos continuos desde aquella entidad ante la federación.

Se trata de un incremento del 11 por ciento en términos reales en las participaciones a Nuevo León. “Esto implica que también los gobiernos municipales tendrán un poco más de recursos, pues son participaciones para estados y municipios”, indicó López Obrador.

Y para completar el idilio con los neoloneses, el Presidente señaló que uno de sus proyectos estrella, el de becas para jóvenes aprendices, está siendo bien recibido por los empresarios de la entidad, “que están ya aceptando actuar como tutores”, de al menos siete mil muchachos.

JUSTO FRENTE A TRUMP. Lo realizado ayer, con firma de decreto oficial, hace realidad lo anticipado desde la campaña: la administración amlista está abriendo una amplia franja de estímulos justo frente a Estados Unidos. Frente al poderoso vecino, López Obrador y su gabinete económico intentarán atraer inversión y crear empleos.

Se busca “aprovechar la fortaleza económica de los estados de la Unión Americana, para eso es este programa que va a entrar a funcionar, va a tener efecto este acuerdo que acabo de firmar, a partir del día 1º de enero del año próximo”, según indicó el Ejecutivo federal.

AMLO estuvo acompañado nada menos que por el que fuera su rival en la boleta electoral, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, de quien dijo que siempre ha actuado con responsabilidad y con quien se ha logrado un buen entendimiento, “y esto lo agradezco mucho y lo reconozco”.

BENEFICIADO. “En toda la franja va a bajar el ISR al 20 por ciento, el IVA del 16 al 8 por ciento; se van a homologar los precios de los energéticos, va a costar lo mismo el gas, el diésel; va a costar lo mismo la energía eléctrica, las gasolinas igual que lo que cuesta del otro lado de la frontera, y va a aumentar por todas estas facilidades a la inversión, aumenta el salario mínimo al doble”, subrayó López Obrador.

El mandatario destacó que como parte de estos Estímulos Fiscales, Anáhuac, un municipio  aledaño a Nuevo Laredo, Tamaulipas, será, a su juicio, el Ayuntamiento más beneficiado con la Zona Libre por ser una alcaldía limítrofe con Estados Unidos.

Ésa es la estrategia general que privará en la gran franja, justo frente a los Estados Unidos de Donald Trump, con tasas impositivas especiales que tratarán de atraer inversión y empleos, muy probablemente en detrimento del vecino país.

López Obrador habló específicamente de las maquiladoras, “aprovechando el mercado de Estados Unidos, los trabajadores van a recibir el doble del salario mínimo ahí, en Anáhuac, en eso consiste el programa”.

La zona próspera del país está incluida también en los programas de apoyo directo, pues el Presidente hizo referencia al gran censo nacional que se está realizando, casa por casa, y que, cuando menos al parecer, sustituirá a los padrones de beneficiarios de los antiguos programas.

CENSO. Este censo es realizado por fuera de instancias oficiales, pues incluso comenzó a ejecutarse meses antes del 1 de diciembre, cuando inició oficialmente el sexenio. López Obrador ha prometido que si su partido saca beneficios de este censo, será sancionado, ya que la intención es evitar intermediarismo en los apoyos directos. El gran censo amlista deberá transformarse en su momento en los listados de tarjetabientes de Bansefi, que será la institución que hará los depósitos de los recursos.

“Vamos también a mantener las becas del antiguo programa de Prospera, no desaparece, van a seguirse entregando, otorgando esas becas a las familias. Se van a beneficiar a 60 mil familias pobres en Nuevo León con este nuevo programa de Becas para el Bienestar”, señaló AMLO al subrayar que “también hicimos el compromiso, y se va a cumplir, de que todos los adultos mayores, esto es universal, tengan ingresos, no tengan ingresos, estén jubilados, estén pensionados, después de los 68 años todos los adultos mayores van a recibir una pensión. En el caso de Nuevo León alrededor de 200 mil adultos mayores van a recibir una pensión de mil 274 pesos mensuales, es universal”.

En cuanto a la universalidad del programa, acoto: “a veces se dice ‘es que no lo necesita el adulto mayor porque tiene ingresos’; eso ya va a depender de él, si lo cobra o no lo cobra. El propósito es que se le retribuya en algo al adulto mayor, todo lo que ha aportado durante su vida y que pueda vivir, en el último tramo de su existencia, con un poco de holgura. Es un derecho que tienen todos los adultos mayores”.

Finalmente ratificó que se cumplirá el compromiso de que la Secretaría de Economía federal tenga como sede Monterrey, Nuevo León. López Obrador finalizó su mensaje al señalar que Nuevo León cuenta con un grupo de servidores del gobierno federal, que son fundamentales para el crecimiento, para el desarrollo de Nuevo León y del país: Alfonso Romo, encargado de la Oficina de la Presidencia; Carlos Urzúa, que estudió en Monterrey y secretario de Hacienda; Eugenio Nájera, de Nacional Financiera; Jorge Mendoza, de Banobras, y Margarita Ríos Farjat, del SAT, son neoleoneses de origen, “son más los servidores públicos del gobierno federal de Nuevo León, que los de Tabasco”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *