“APRECIACIÓN ESTÉTICA DE LO COTIDIANO EN LA ALTA Y LA BAJA CALIFORNIA” (II)

Héctor Murillo Aguilar

 

En el primer artículo con el mismo título, me referí a la apreciación estética de lo cotidiano, en lo general,  de quienes habitamos en la alta y la baja california. Incluso, la que se extiende hasta el Oeste Norteamericano y que hace menos de 200 años le correspondía, junto a otras importantes regiones hoy ajenas,  a nuestro país.

En el artículo anterior, decíamos que la Estética: “La Estética es la rama de la Filosofía que se encarga de estudiar la manera en que el ser humano interpreta los estímulos sensoriales que recibe del mundo exterior, dando lugar al conocimiento sensible adquirido a través de los sentidos”.

En esta simple definición, de entrada, es mucho más que el “Diletantismo y el homosexualismo con el cual, muchos artistas y especialistas sobre el tema, quisieran verlo constreñido.

Los estímulos sensoriales del ser humano tienen que ver con la Geografía, el clima, las estaciones del año, con los cuatro elementos básicos de la naturaleza: Tierra aire, fuego y agua, lluvia, resequedad, fertilidad, aridez y de manera directa con la flora y fauna existente.

La expresión popular: “Hasta los cerros reverdecen con el agua” seguramente proviene de las regiones áridas de nuestro planeta, pues tan solo basta una lluvia fugaz o pertinaz para observar una rápida transformación de plantas, árboles y variadas y diminutas flores en toda la región, ya no digamos la observación de Mezquites, palo blancos, zalates, palo amarillo, huizaches, palos verdes, mautos y una extensísima variedad de flores que como el “San Miguelito” resurgen de inmediato tras la lluvia. Algo increíble es observar que hasta el color del plumaje de las aves y el pelambre de animales del campo se intensifica, de igual manera el medo ambiente y las inigualables puestas del sol de la Bahía de la Paz.

Quien siente y vibra con la citada estética de lo cotidiano, está sin duda, ingresando al cohoyo y matriz de la Californidad, aunque nadie se lo certifique.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *