EN LAS GARRAS DEL PUMA…..LA VIEJA GUARDIA TENIA MAS DIGNIDAD

Por Pedro Juárez Mejía

 

Que tal mis queridos verdugos de este bello Estado. ¡Hasta cuando!, ¡hasta cuando!, ¡hasta cuando…compañeros! vamos a permitir que las autoridades del gobierno del Estado se burlen de nosotros, nos falten al respeto, al no respetar nuestros tiempos, nuestros horarios.

Desde que era candidato a la gubernatura de la entidad, Carlos Mendoza Davis y su equipo de trabajo, nunca supieron respetar el tiempo de los demás. Hasta el momento no recuerdo algún acto político – cívico social, donde Carlos Mendoza haya sido puntual a la hora que anuncia la celebración del mismo.

Hasta cierto punto es compresible, pero no aceptable, que exista un retraso de 15 minutos en los actos cívicos – políticos, que convoca el Gobierno del Estado, a través de su área de Comunicación Social.

Por desgracia nuestro flamante gobernador, desde el inicio de su gestión estatal, acostumbra llegar hasta 90 minutos más tarde a los eventos que convoca su área correspondiente.

En las ruedas de prensa, que anuncia y/o convoca su ineficiente área de Comunicación Social, siempre inician, por lo menos, con 60 minutos de retraso.

Sabemos que por necesidad, ¡porque el hambre es cabrona!, la gran mayoría de los compañeros, tienen la obligación de esperar todo el tiempo que quiera el gobernador Carlos Mendoza. Porque de no hacerlo así, corren el riesgo de perder su convenio de pago mensual.

Sin embargo, si todos nos uniéramos y le diéramos un ultimato al gobernador, de abandonar el lugar a los 15 minutos de retraso, tengan la seguridad de que ya no nos faltaría al respeto con su impuntualidad. Además no creo que dieran de baja los convenios de pago de manera masiva.

En este punto debo de reconocer que la llamada Vieja Guardia del periodismo nacional y sudcaliforniano, tenía más dignidad o quizá los funcionarios o políticos de la Vieja Guardia no eran tan impuntuales como los actuales. 

Debemos como gremio ponerle sin miedo, un alto a los políticos y a los funcionarios de los tres niveles de gobierno, exigiéndole un poco de respeto. Porque nuestro tiempo también vale y no podemos estar como idiotas esperando hasta que se les antoje a los señores.

Hay que tener un poquito de dignidad.

No importa que el hambre nos derrumbe, cuando el orgullo y la dignidad nos levante.

Solo piensen compañeros, ellos son funcionarios solo por tres o seis años, cuando mucho y nosotros somos y seremos periodistas toda la vida.

No permitamos que por un convenio, por muy jugoso que sea, nos traten como sus empleados.   

Es indiscutible que todas las profesiones del mundo, u oficios de trabajo, han tenido y tienen sus etapas generacionales.

Podemos hablar de políticos, funcionarios, artistas,  periodistas, doctores, deportistas, etc, de antaño, de la llamada vieja guardia, quienes desde mi particular punto de vista, tenían un código de honor, que la gran mayoría de sus integrantes respetaban.

Todos peleaban por la unificación del gremio, ya sea en lo político, económico o social. Podemos asegurar que en las viejas guardias, había más dignidad, había más unificación dentro de sus integrantes.

 

Y recuerden amigos lectores ahí les dejo mi reputación para que la hagan garras…

 

 

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *